05
Wed, Aug

Hace unos días, en Chile, fue promulgada la Ley de retiro del 10% de los ahorros previsionales con el fin de aliviar los bolsillos ciudadanos, ante la crisis económica que trajo consigo la pandemia mundial.

Recientemente se cumplió otro aniversario de “la 125”, una disposición que buscaba regular el aporte que se hacía al Estado, en la cosecha de la soja , y sobre la cual pesaron muchas tensiones tanto del oficialismo como de la oposición. Tal vez, y mirándolo a la distancia, ese enfrentamiento tanto de un lado, como del otro, pone al desnudo algunos errores tácticos que no deben volver a ocurrir.

Resulta difícil convivir en esta época en la que la degradación ética y política ha llegado a extremos impensables. Un tiempo en que los liderazgos se caracterizan por su baja densidad política, con falta de ideales e identidad, motivo por el cual los referentes son personajes mediáticos por momentos vergonzantes.

Se ha hablado mucho de la clase dirigente argentina, la política, la empresarial, la sindical; también se ha escuchado una palabra que a mi criterio, es simplemente un eufemismo, ser “apolítico” mientras en todos los países que a veces,  erróneamente admiramos, como EEUU por ejemplo, los ciudadanos, que para nosotros sería el pueblo, se involucran con kermeses solidarias, reuniones escolares, quejas callejeras, etc….y eso no es hacer política?

Las nuevas disposiciones del Gobierno Nacional para ampliar el Programa de Asistencia al Trabajo y la Producción significan una inversión equivalente al 3% del producto. Esta medida se suma como una nueva iniciativa que ratifica su determinación por cuidar del entramado productivo durante esta crisis sanitaria.

Las Pymes estamos atravesando un escenario complejo y complicado. Entendemos que la prioridad es la salud general de la población, sabemos del esfuerzo que está realizando el Estado ante esta Pandemia Mundial, y las medidas preventivas que generen el menor impacto en nuestro País. 

En la gestión de un negocio existen infinitas variables, algunas previsibles y otras no, y también el empresario pyme ha aprendido a lo largo de estos años a surfear entre las olas de las adversidades, tanto que sigue siendo admirado y muchas veces, envidiado por su impronta y creatividad.

Más artículos...

Suscribite a nuestro Newsletter y recibí los últimos artículos a tu email de forma gratuita.