Categoría

Comunicados

Categoría

A diez años de su muerte, queremos honrar a un hombre, un hombre que ya está en las páginas de los libros de historia que se están escribiendo y se escribirán. Su nombre: Néstor Kirchner. Desde el año 2003, se ha logrado no sólo un crecimiento cercano al 80%, reducir la pobreza y la indigencia a los niveles mas bajo, mejorar la educación pública y fortalecer el entramado productivo Nacional, sino que permitió volver a creer que una Argentina desarrollada es posible: una Argentina independiente, justa y soberana.

Pero más allá de números e indicadores generales, se debe justamente a este HOMBRE algo que es imprescindible para que Argentina se desarrolle económica y socialmente: la FUERZA y la ESPERANZA. Vemos con mucho placer esta virtud en miles de jóvenes militando por una Argentina mejor, lo vemos en nuestros científicos al regresar a nuestro país, en nuestros empresarios nacionales apostando a este crecimiento e invirtiendo sus utilidades, vemos en nuestros trabajadores el progreso y el acceso a una vida digna y los estudiantes eligiendo en que universidad nacional, pública y gratuita se formanarán para continuar desarrollando la Argentina.

Cuando un hombre mejora estadísticas, lo tomamos positivamente y lo consideramos un buen estadista. Cuando un hombre, como Néstor Kirchner, cambia la vida de millones de personas, queda en el recuerdo colectivo por siempre.

Desde el Centro estratégico para el crecimiento y desarrollo argentino (CECREDA) creemos que más allá de estas palabras, la mejor forma de honrar el legado de un hombre que ha contribuido al país es necesariamente participando, debatiendo y obligadamente seguir pensando incansablemente todas las estrategias posibles que nos conduzcan al desarrollo económico, político y social de nuestra Argentina.

“Sabemos a donde vamos, y sabemos a donde no queremos ir o volver. Vengo a proponerles un sueño, quiero una argentina unida, quiero una argentina normal, quiero que seamos un país serio pero además quiero un país más justo, anhelo que por este camino se levante sobre la faz de la tierra una nueva nación.” Presidente Nestor Carlos Kirchner 25 de Mayo del 2003.