Notas de Opinión

“El estado debe intervenir para frenar la monopolización de la economía y para controlar a los capitales extranjeros”

Pinterest LinkedIn Tumblr

Los países de industrialización reciente han basado su progreso en la capacidad para desarrollar nuevas líneas de producción y nuevas especializaciones. En definitiva, las naciones más eficientes en el logro de su desarrollo económico son las que han pensado y diseñado estratégicamente sus ventajas comparativas y han logrado su cometido.

 

 

Si las ventajas comparativas pueden ser creadas socialmente, ¿Cómo podemos lograrlo? De diversas maneras: mejorando los niveles y la calidad de la inversión, apostando a la tecnología y a la educación para forjar un capital humano más eficiente, desarrollando economías a escala vía la estrategia de integración regional, apostando a la consolidación de un mercado interno fuerte, basado en altos salarios, promoviendo un sistema financiero al servicio de la producción y no de la especulación, mejorando la infraestructura pública (redes hídricas, ferroviarias, energía, carreteras, puertos, entre otras). Es decir, continuar profundizando el camino iniciado en el año 2003, donde la Argentina configuró su macroeconomía para alentar a la producción nacional, en detrimento de la especulación financiera.

Entre los principales objetivos del modelo de industrialización por sustitución de importaciones se trata de asignar a los agentes internos; estado-nación, mercado interno, empresariado, burguesía nacional entre otros, un papel más decisivo en la creación de una base endógena que sea capaz de promover el crecimiento económico y la industrialización dejando que las fuerzas externas ocupasen un papel complementario. El modelo también se centra en la expansión del empleo y en la distribución equitativa del ingreso como modo de elevar la demanda solvente de los consumidores y reducir la heterogeneidad estructural, elementos importantes del mercado interno.

 

El estado debe intervenir para frenar la monopolización de la economía y para controlar a los capitales extranjeros. Además creo en la necesaria acción del Estado como co-generador (junto con el sector privado) de las nuevas ventajas comparativas para que Argentina se desarrolle. Entender al Estado, no como un Estado empresario, sino como el co-creador, a través de inversiones en ciencia, tecnología e infraestructura, de las posibilidades de creación de nuevas ventajas comparativas. La planificación estratégica de dichas inversiones, empero, no corresponde sólo al Estado y al sector privado individualmente, sino a planes estratégicos conjuntos y consensuados con los empresarios y con los trabajadores argentinos asociados en las diferentes instituciones en busca de un ente que los representaría mediante la conformación de un Consejo Económico Social para el desarrollo con inclusion de nuestro pais.

 

Mauro Gonzalez.

Write A Comment