Educación

Plan Fines: Argentina se educa

Pinterest LinkedIn Tumblr

El pasado 5 de Febrero el Centro Estratégico para el Crecimiento y Desarrollo Argentino –CECREDA-  participó de la presentación del Plan Nacional de Educación Obligatoria y Formación Docente 2012–2016, la presidenta Cristina Fernández anunció que el Plan Fines, había alcanzado la cifra de 400.000 egresados de educación media en los 5 años transcurridos desde su implementación. Este plan no tiene precedentes en el país, tanto por su alcance como por sus características e implica una recuperación por parte del Estado de un rol ineludible.

¿Qué es el Fines?

El plan de Finalización de Estudios Secundarios, más conocido como Fines,  tuvo su comienzo en el año 2008, bajo la coordinación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Originalmente estaba pensado para los trabajadores de las Cooperativas del plan “Ingreso Social con Trabajo”, más conocido como Argentina Trabaja, que no hayan finalizado sus estudios secundarios. Luego la inscripción fue abierta a todos los habitantes en esta situación. Dado el éxito del planteo original, actualmente se está llevando adelante el Plan Fines 2, una profundización y ampliación del original.

El Plan está dirigido a todo habitante de 18 años o más. Consta de una cursada de 3 años, con un ciclo general y luego diversas especializaciones. Se cursa 2 días a la semana durante 3 horas, aunque la cantidad de días pueden cambiar adecuándose a las necesidades de los estudiantes, no así la carga horaria semanal. Precisamente en esta flexibilidad reside una de las causas de su éxito. Otorga un título oficial de educación media. Incluso algunos municipios trabajan en conexiones con Universidades Nacionales, a fin de que los estudiantes puedan realizar estudios superiores. Las asignaturas cuentan con una duración cuatrimestral,  con 16 clases  como mínimo, que se cumplen en casi todos los casos. En cada cuatrimestre se cursan 5 materias. El plan se desarrolla con gran cantidad de comisiones en todos los distritos del territorio nacional.

El Estado recupera su rol

La decisión del Estado Nacional,  de llevar adelante un plan de este tipo implica un cambio de paradigma respecto a lo realizado por el mismo Estado en gestiones anteriores. Desde la instauración del último golpe de Estado y el auge del neoliberalismo, el Estado había mostrado un interés cada vez menor en la educación pública. Prueba de esto eran los porcentajes cada vez más bajos del presupuesto que se dedicaban al área. Bajo el predominio de una visión de mercado e individualista, quienes no podían cumplir con las metas escolares eran culpables de su propio “fracaso”. Se hablaba de “deserción” escolar, poniendo el eje en la responsabilidad del individuo. Sumado a la crisis del trabajo surgida en los gobiernos neoliberales, que implicaba que los jóvenes tenían que trabajar a temprana edad, ya que las familias necesitaban ese ingreso o no podían costear los costos de educación. Se formó entonces una gran masa de población sin la posibilidad de finalizar sus estudios medios (afortunadamente Argentina mantuvo su alto nivel de finalización de escolaridad primaria).

La educación no sólo es fundamental para el individuo ya que le brinda herramientas para acceder a una mejor calidad de vida y refuerza su autoestima; también es imprescindible para el desarrollo y crecimiento del país, como se puede ver en la importancia que asignan las nuevas potencias emergentes al área.

El Estado argentino actual se plantea entonces como actor presente e imprescindible en la educación de la población. El diagnóstico es que el problema no se debe a un proceso masivo de deserción escolar sino más bien uno de “expulsión”. Los habitantes se vieron impedidos de empezar o finalizar sus estudios secundarios, no por falta de capacidad, sino que desde el Estado no se brindaron las condiciones mínimas para hacerlo.

Un cambio de paradigma

Es en ese marco que surge el Plan Fines. El mismo cuenta con algunas características particulares interesantes. En primer lugar adopta conceptos de lo que se ha dado en llamar “Educación Popular”. La misma se basa mayormente en los aportes realizados por el pedagogo brasileño Paulo Freire, que se destacó por llevar adelante grandes procesos de alfabetización en el país. La educación popular supone una revalorización de los saberes populares, del conocimiento de la vida diaria  y la experiencia personal. Esto no significa de ninguna forma despreciar el conocimiento académico, sino que utiliza los conocimientos previamente adquiridos como base y refuerzo de los académicos. Es común que personas adultas que han estado alejadas de la escolaridad durante muchos años, tengan dificultades para interpretar los textos y temáticas que se le presentan. La educación popular se ha probado exitosa para solucionar este inconveniente, acercando la enseñanza a la vida cotidiana de la población. Los diferentes saberes se potencian en una relación de intercambio mutuo.

Otra característica importante es el de cercanía geográfica. A pesar de la existencia de centro de educación para adultos, denominados usualmente como CENS, y ubicados por lo general en establecimientos escolares, estos suelen ser escasos y alejados, en muchos casos, del hogar de los supuestos beneficiarios. El Fines provoca un cambio rotundo acercando la escuela al barrio. Cuenta con un gran componente territorial. Los estudiantes las más de las veces son vecinos –cuando no compañeros de trabajo, como ocurre con la gente del Argentina Trabaja- lo que incentiva la cursada, la motivación  mutua a seguir concurriendo o empezar a cursar y la responsabilidad colectiva. Asimismo, es más probable que compartan las mismas problemáticas y que estás puedan ser tratadas en el aula.

Como continuación de lo anterior, la tercera característica relevante del plan es la participación necesaria de distintos actores. En primer lugar, como es de esperar el Estado, en todas sus instancias –nacional, provincial, municipal- tiene injerencia, amén del interés particular que demuestra el Gobierno Nacional. Pero también se cuenta con el apoyo de organizaciones de la sociedad civil. Existen sedes del  Plan en escuelas primarias y secundarias, universidades, clubes, organizaciones políticas, sedes de sindicatos, gimnasios y templos religiosos de diversos credos entre otros. Estas organizaciones no prestan únicamente la sede, sino que en muchos casos se involucran activamente en el proceso, siendo de mucha importancia debido a su gran inserción territorial. Desde el plan siempre se incentiva a que se sumen ya que ello implica la posibilidad de llegar a un mayor número de población.  Por último, el rol de los estudiantes. Estos no son receptores pasivos de conocimientos, por el contrario se necesita su involucramiento activo para llevar a buen puerto los objetivos planteados. Todos los cursos cuentan con al menos un delegado elegido por sus compañeros, quien es el encargado de relacionarse con los inspectores distritales de los respectivos Ministerios de Educación. Los estudiantes, como personas adultas, son actores activos de su futuro y su educación, y se les brindan las herramientas para este fin. La última pata la forman los docentes. Dependientes de los Ministerios de Educación, brindan los cursos atravesando diferentes barrios a fin de llegar a las sedes, que se encuentran repartidas por todo el territorio.

Un proyecto exitoso y en crecimiento

Para cerrar, el plan Fines ha demostrado tener un enorme éxito desde su implementación,. Debemos remarcar que los 400.000 egresados son aproximadamente un 1% de la población total del país, la que en 5 años ha podido terminar sus estudios secundarios y de la que se pensaba, en buena parte, que no tendría oportunidad de hacerse. Por tanto es difícil de explicar los motivos por los que, dada su envergadura y la oportunidad que representa para amplias capas de la población, se encuentra fuera de la agenda mediática,  El plan ha ido creciendo año a año y es de esperar que lo siga haciendo, ya que significa pagar una deuda de la democracia, que es brindar educación pública de calidad a toda la población. 

Por Cristian Silva

Analista de CECREDA

Dejanos tus comentarios